lunes, 30 de julio de 2012

Mejorando la refrigeración del Raspberry pi con un ventilador

Después de instalarle al Raspberry los disipadores, continué haciendo pruebas de Overclock, las cuales detallaré en un próximo artículo cuando todo esté listo. El problema es que conforme subía las frecuencias, los disipadores se calentaban hasta hacerme retirar el dedo de ellos a los 5 segundos (No tengo sondas de temperatura, y éste sistema también funciona).

Para mantener todo bien fresquito, que no se derrita nada, alargar la vida de los componentes y permitirme llevar el overclock un poco más allá, decidí instalar un ventilador. El Raspberry se está convirtiendo en un "Raspbenstein".



No he hecho fotos al ventilador suelto, pero es uno estandar de 4 cm de diámetro y 1 cm de altura. Habría valido cualquiera desde los 2,5 a los 5 cm, siempre que tuviera una altura de 1 cm. Éstos ventiladores de ordenador suelen ir alimentados a 12v, pero del Raspberry sólo podemos sacar 5v. Este hecho no es ningún problema, de éste modo los ventiladores no irán a su régimen máximo, así que consumirán menos, harán menos ruido y durarán más. Por contra, habrá menos flujo de aire, pero teniendo en cuenta las necesidades de refrigeración del Raspberry, ésto no debería ser un problema. Si lo vais a comprar, mejor que sea rápido para que a 5 voltios siga teniendo un régimen aceptable.

Respecto del consumo, algo que tanto preocupa en el Raspberry, lo medí y el mio consumía 50mA, que por 5v son 0,25W, algo casi insignificante. Supongo que ventiladores similares tendrán consumos similares.


Para darle corriente al ventilador he utilizado dos de los pines GPIO del Raspberry, los cuales están conectados directamente con la entrada del USB (Lo comprobé). Así que hemos de crear un conector para éstos pines. Yo corté los cables del ventilador y los soldé a un conector premontado que tenía por casa (los venden en cualquier tienda de electrónica, o podéis apañaros uno casero). Los pines son el primero +5v y el tercero GND.



Ahora sólo queda pegar el ventilador a los radiadores. Yo he tenido mucha suerte ya que los radiadores sobre la placa tenían la misma altura que la carcasa de la conexión ethernet, de modo que además de encajar a la perfección pude pegarlo sobre ese metal (en el radiador cuesta que se pegue bien, hay muy poca superficie)









Una vez que todo esta listo necesitamos una caja. Yo he usado la de cartón impresa de la que hablé aquí, ya que, de nuevo con una suerte increible, tiene las dimensiones justas para el raspberry con los disipadores y el ventilador. Le he agrandado el agujero de arriba hasta coincidir con la circunferencia del Raspberry y ¡Listo! Ahora sale aire fresquito por los agujeros dedicados a los conectores.







Las fotos que ilustrán el artículo estás realizadas por mi, Jorge Crespo y se encuentran, al igual que todo el blog, bajo licencia Creative Commons Atribución - No comercial - Compartir igual.

4 comentarios:

  1. me gusto el articulo y la informacion fue util, muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Me queda la duda se sacaste o metes aire?

    ResponderEliminar
  3. Siempre es mejor sacar aire en temas de informática, si metes distribuyes es el calor entre componentes que pueden ser muy dañados.

    ResponderEliminar